recent shows
  • Wayka
  • De náuseas, exhibicionismo y demostraciones de amo...
  • Las relaciones y las longitudes de onda.
  • El club de los 7
  • Batman ascendió pero no Nolan
  • La despedida
  • ¿Chancleta o sandalia? Ni es lo mismo ni es igual
  • Yo no me llamo 11
  • Yo no me llamo 10
  • Yo no me llamo 9

  • Step Back
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • septiembre 2007
  • octubre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • marzo 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • septiembre 2009
  • octubre 2009
  • noviembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • abril 2010
  • mayo 2010
  • junio 2010
  • julio 2010
  • septiembre 2010
  • octubre 2010
  • noviembre 2010
  • diciembre 2010
  • febrero 2011
  • marzo 2011
  • abril 2011
  • mayo 2011
  • diciembre 2011
  • enero 2012
  • junio 2012
  • septiembre 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • octubre 2013

  • credits
    layout: detonatedlove♥
    pictures: ohhspontaneityy
    stocks: _excentric_
    octubre 04, 2013   16:59

    WAYKA: Imagina que todo conflicto se puede resolver con una palabra mágica, que desanude los corazones contrariados. Para hallarla tiens que reconocer la fuerza sabiduría divina que se encuentran en ti.

    Wayka es el viento, representa la transparencia, la libertad y el espacio abierto que nada puede dañar. Con la presencia de esta diosa, la debilidad se transforma en fortaleza, liderazgo y fuente de poder.




    diciembre 20, 2012   15:22



    “El que no tiene vida 2.0 no existe” es el nuevo “el que no tiene cédula no existe”. Gabi una vez dijo que no tener vida virtual en estos tiempos era una falta de consideración con los demás. Ambas afirmaciones tienen parte de verdad y parte de exageración, aunque la de Gabi es mucho más divertida y genial y estaba motivada por ese deseo de morbo que tenemos todos los seres humanos de husmear en las vidas de los demás, ya sean estas exitosas o deprimentes, glamurosas o simples.

    A las mujeres de mi edad (entraditas o a punto de entrar a los 30) o como yo, nos enseñaron que la ropa sucia se lavaba en casa y que por lo tanto una dama no hace escándalos, ni publica a los 4 vientos su vida privada porque es eso, privada, dícese “lo que está dentro del periférico personal”. Pero el advenimiento de la vida 2.0 no sólo hizo que más de un “don nadie” existiera para alguien en alguna parte del mundo, sino que además la esfera de lo privado pasó de “a unos pocos” a “esto queda entre nosotros y Facebook.” Y usted puede cambiar Facebook por la red social de su preferencia: Google, Twitter, Youtube, Flickr, Last.fm, Tumblr, Blogger, Wordpress, Myspace, Linkedin, Skype, Instagram y un sinfín de redes que se me escapan o desconozco, pero de todas estas, Facebook no sólo es la “más completa” sino la más popular.

    Yo soy una usuaria muy, muy mala de Facebook, y siguiendo las palabras de Gabi tengo cero consideración con el mundo. Casi nunca subo fotos de mi maravillosa y espectacular vida, no actualizo el estado marital por lo que mis “seguidores” no pueden saber si sigo con el mismo, con otro, si ya me casé o si estoy desgraciadamente soltera. No le doy poke a nadie, ni acepto las invitaciones que me envían de las cien mil aplicaciones que tiene la red, así que no tengo granjita ni vampiros que alimentar. Tampoco veo mis requests por lo que la gente puede quedarse esperando siglos mi respuesta y casi nunca tengo el chat habilitado. En fin, soy una pésima usuaria de Facebook, en estos tiempos de vida 2.0 debería ser lapidada virtualmente por ello.

    Sin embargo, los fines de semana (que es cuando entro a chismosear y que son los días de mayor actividad de la red, supongo yo) la náusea se apodera de mí. ¿Dónde carajos ha quedado el pudor de la gente? ¿El decoro? ¿La privacidad? ¿El recato? Yo sí me creí el cuento completico.

    Empezaré por el Update Status. Frases como “mi bebé hemosho ti quelo mucho” refiriéndose al sujeto con el que se dan piquitos y algo más, me quitan las ganas de vivir. Me entran deseos enormes de escribirle a la fulana en cuestión y decirle “con mucho cariño quiero decirte que no escribas esas cosas tan bobas, tú eres una mujer que ya sobrepasa los 30, madura, no seas boleta ni infantil, supera esos clichés del lenguaje romántico y más bien, si quieres, empapela la casa con esta frasecita cursi, y así él no tendrá ninguna duda de que realmente lo quieres”. Lo que me sorprende en realidad es que en pleno siglo XXI haya gente que todavía use el “bebé” como expresión de afecto y haya gente que esté cómoda con que se lo digan. Supongo que eso se debe al hecho de que aun en la adultez, los seres humanos seguimos mamando aunque en otras formas.

    En general yo no tengo problema con las demostraciones de amor y afecto en público si están dentro de lo normal, el maniculitanteo sí por favor dejarlo para los confines del nido de amor. Es decir, ver una pareja que anda cogida de la mano, que se da besos en una reunión, que se dicen cosas bonitas en frente de familiares y amigos, que se echa a tomar el sol en el Parque Nacional, que abrazan y acarician (sin maniculitanteo) está bien para mí, porque generalmente son actos y expresiones que surgen de la espontaneidad sin querer llamar la atención de nadie…y eso es precisamente lo que no sucede con estas frases puestas en Facebook. Eso me lleva a una segunda preocupación: ¿Por qué en lugar de decirlo en público no se lo dicen al directamente implicado? ¿Miedo, vergüenza, ganas de llamar la atención, mostrar a todos lo feliz que se está, incontinencia verbal? ¿Qué pasa cuando el depositario del afecto no tiene Facebook? ¿A dónde van todos esos signos de puntuación y admiración puestos con tanto amor? Estoy segura que al mar no.

    Lo segundo, pero más repulsivo que las frases son las fotos. Ahí sí el filtro de qué poner y qué no se perdió. Aclaro, cada quien puede tomarse las fotos que le venga en gana y así mismo publicarlas, pero créame que de eso depende mucho lo que otras personas vayan a pensar de usted de ahí en adelante. Fotos que realmente pertenecen a la privacidad bien sea de la persona o de la pareja no deberían ser publicadas. ¿Para qué publicar las fotos de la ducha, o el jacuzzi, o la cama del hotel (de la luna de miel) o del nuevo baby doll? Más bien cuéntenos que la está pasando pipa y que todo es muy bello o muy exquisito o lo que quiera; eso ya nos da una idea.

    Y sin embargo, la sobre exposición de esa vida tan feliz, maravillosa y perfecta que todos tienen en fb además de ser un poco empalagosa y llenadora es sospecha. Nadie es tan perfectamente perfecto, todo lo contrario, lo único perfecto son las imperfecciones con las que vivimos, las que venimos  y las que tenemos. Me gusta ver las fotos de mis amigos y parientes y les doy “like” cuando así lo deseo, pero no dejo de preguntarme ¿qué es lo quieres demostrar al mostrar 1278 fotos de sitios maravillosos, fiestas grandiosas y planes exóticos, de una vida envidiable jamás soñada? Facebook y cualquiera de las otras redes lo aguantan todo: desde la carga de millones de fotos hasta la falsedad ya sea de un estilo de vida, de una filosofía o de una opinión.

    Si lo que quiere es pelar teta o mostrar la chocolatina, me parece que Soho o Playboy son espacios más adecuados. No tengo nada en contra de los desnudos, pero como en casi todo, el asunto del buen gusto es fundamental (y ojo que en Soho y Playboy he visto viejas muy regulitas pese a lo “artístico” de la foto). La foto en picada, o con la lengua afuera, o la boca de pato y las posiciones “provocadoras” bien logradas son buenas fotos, de lo contrario lo mejor es que las deje para que usted o su pareja las disfruten.

    El otro asunto que me perturba y mucho, es el de la ecografía fetal en 3D. Yo entiendo que la maternidad es algo muy especial, lo sé porque lo he visto en mis amigos que son padres y la felicidad rebosante en sus ojos cuando están esperando a su hijito, y yo me alegro con y por ellos y soy la más roscona a la hora de desearles cosas bonitas a ellos y a su pequeño vástago. Pero una cosa es eso y otra la ecografía. No entiendo cómo la gente dice “divino!!!” o “qué belleza!!!” frente a un ultrasonido. Yo no sólo no creo que sea divino, sino que es aterrador en 3D. No conozco el primer feto bonito, incluso no somos bonitos al nacer. La participación del embarazo y el nacimiento, es otro de esos asuntos en la vida que me parece debe aplicar para la acepción de privado a la antigua, sólo para el periférico personal.

    Aun no tengo claro si con el advenimiento del mundo 2.0 y las mal llamadas redes sociales la privacidad desapareció o se transformó, lo que sí es claro, es que tanto nativos como inmigrantes digitales han asumido este cambio y logrado adaptarse bien a él, aunque probablemente no de la manera más adecuada, o por lo menos no adecuada para mí, o tal vez es que yo no he podido acostumbrarme dar el salto digital y me quedé en el siglo XX. Lo que sí sé es que yo valoro mucho mi privacidad, muestro lo que quiero cuando quiero y así como uso mis redes sociales para sobreactuarme también las uso para pedir favores, solicitar información y compartir información de toda clase y esa maraña de cosas les ha permitido a las personas tener una idea de quién soy yo y cómo deben tratarme, bueno, malo o regular. Y a la larga eso es lo que estamos haciendo todos, exponer nuestra vida privada y personal a cientos de personas en el mundo, lo único que hace es permitirles que entren en ella, pasen, se sientan y opinen…les hemos dejado abierta la puerta.

    Etiquetas: , , , , ,





    diciembre 05, 2012   11:33

    Ad portas de entrar a los 30 y su inevitable crisis, después de la terminada de Luis Felipe, pienso que las relaciones no sólo son difíciles, sino que su dificultad se va incrementando con los años. Si mis exnovios me hubiesen visto ahora en mi última relación, me habrían hecho reclamos de por qué no pude ser así con ellos y en cambio, por qué sí fui más bien insoportable y malcriada. La respuesta es "maduré". Uno aprende a golpes y totazos, al menos yo que tengo una mal educación emocional llena de taras y muletillas y la verdad, me enorgullezco de mí misma y de lo que he podido lograr...pero eso no fue suficiente con Luis Felipe, mis automáticos me traicionan y aunque lo quise, acompañé, mimé e hice todo aquello de lo que estaba segura debe hacerse para llevar con éxito una relación y controlé todos mis impulsos negativos, ayer, me dijo, que definitivamente no éramos compatibles.

    Luego pensé "vaya, no sólo basta con querer darlo todo en una relación y darlo realmente, también se necesita que el otro esté en la misma longitud de onda para que pueda apreciarlo, en lugar de salir corriendo a las primeras de cambio". Lo pensé por que luego de que me dijo mil veces que yo era lo más bonito que tenía en su vida, un día simplemente decidió dejarlo ir por una única cosa mala y yo no entendí. Supongo que nunca estuvo ahí, no comprometido realmente, de lo contrario hubiese hecho eso a un lado para disfrutar de todo lo demás que realmente creo que valía la pena...pero eso es lo que pienso yo y claramente él y yo estábamos en dos longitudes de onda totalmente diferentes.

    Etiquetas: , , , , , ,





    noviembre 01, 2012   16:32


    “Muy emotiva” me dijo mi mamá. “Es una película de viejitos”, pienso yo y probablemente eso le diga a la gente. “Y tiene un excelente reparto” es mi segunda frase. Habrá quienes piensen que es una película para viejitos, pero la verdad es que TBEMH (The Best Exotic Marigold Hotel) es una película sobre la vejez. Hacía mucho tiempo no veía una película cuya escena inicial me enganchara tanto y fuera un abrebocas perfecto para lo que viene. Evelyn (Judi Dench), maravillosa y sorprendente mujer que uno ama durante toda la película porque tiene el papel más bello de los 7, se encuentra al teléfono tratando de lidiar con la operadora de su proveedor de internet, que no hace más que repetirle el mismo guion aprendido unas 3 o 4 veces: “lo siento, si no está el titular de la cuenta no podemos hacer nada” y el titular de la cuenta es su esposo quien murió hace unos días atrás. Evelyn se lo ha hecho saber a la operadora quien sigue con su perorata una y otra vez sin detenerse a pensar en lo que Evelyn le está diciendo, y al final un suspiro y se rinde, no hay mucho que hacer frente a esta desgracia moderna llamada “servicio al cliente”. Evelyn ha llegado a un punto de quiebre en su vida, acaba de enviudar y ahora su vida depende enteramente de ella y no hay nadie más que ella de quien deba preocuparse ¿Qué hacer? Graham, Muriel, Douglas y Jean Anslie, Madge y Norman están igual.

    Todos están en el otoño de sus vidas y no saben qué hacer o mejor aún, no saben cómo hacerlo. La vejez, esa época que se supone debería ser la más maravillosa porque se combinan la seguridad y la tranquilidad de la experiencia y los años vividos. Sin embargo, occidente se ha caracterizado por dar un mal trato a sus ancianos pese al eufemismo de darles prioridad en los lugares de atención públicos; pero la vejez se ha convertido en ese estrecho limbo entre la prioridad y el olvido, entre el trato especial y la minusvaloración, entre la condescendencia y el pesar. Ser viejo en occidente es ser casi tanto un estorbo como una obsolescencia, más allá de que ellos lo sientan así, es que el ser humano ha diseñado el mundo moderno para que sea así: vertiginoso, frenético, sin espacio para la reflexión o la pausa y la vejez deja la prisa y hace del sosiego su amigo y se dedica a disfrutar de lo que hay y de lo que tiene y probablemente se devuelva a alguna época atrás donde se haya sido más feliz; ya el día a día no importa como tampoco importa la inmediatez o lo nuevo muchas veces porque no lo entiende.

    TBEMH ni es el mejor, ni es exótico, ni mucho menos es hotel ¿O de pronto sí? Fue un hotel antaño pero de sus años dorados no quedan si no un montón de estructuras viejas y a punto de caerse, el hotel tuvo que ser bello, pero ahora sólo está un muchachito joven (Dev Patel) con muchos sueños pero poca plata en el bolsillo a su cargo. Exótico tal vez, para los occidentales cualquier cosa oriental es exótica y estos 7 ancianos ingleses decidieron dar un cambio a sus vidas y retirarse a disfrutar de las delicias de un maravilloso hotel en la ciudad de Jaipur al noroeste de la India, país que otrora fuera una colonia británica, de alguna manera sienten que es un deber de India con ellos. Pero al llegar, este hotel no es ni la sombra de sus años de gloria y está tan resquebrajado como las vidas de estos sujetos que salieron huyendo de Inglaterra como huyendo de sus vidas para terminar encontrándolas a 7 mil km de distancia.

    Jaipur se convierte en una oportunidad para renacer, para dejar salir todo aquello que se ha reprimido durante tanto tiempo porque la rutina, porque la familia, porque el protocolo, porque el estatus, para dejar salir los deseos, las pasiones, los sentimientos, para hacer lo que siempre se quiso, para intentar, para probar, para iniciarse, para descubrir, para comenzar e incluso para terminar. Disfruté el eclipse del Hotel Marigold como una analogía del eclipse de la vida de sus visitantes y ver cómo tanto el uno como los otros, vuelven a encontrar la forma de darle brillo a sus vidas. Las vidas de estos personajes (tanto ingleses como indios) en y con el hotel se entretejen de manera sigilosa e inesperada y al final de la película todos son conscientes de cuánto y cómo han cambiado sus vidas.

    Todas son historias conmovedoras, emotivas, como dijo mi mamá. Y a mí, pese a que me desternillé de risa toda la película, me tocó la fibra más delicada porque me acordó de mis abuelos, la reciente viudez de mi abuela y la partida de mi abuelo que tanto me duele aún. Y pensé en ellos y en su mundo y la forma como conciben el mundo y como se relación con él, y entendí que quedar viudo a los 80 años es quedar solo en la vida y que nosotros, los más jóvenes simplemente no entendemos el mundo de los viejos, que queremos que ellos se acomoden a nosotros cuando es realmente al revés, que somos intransigentes, intolerantes e impacientes y que somos nosotros los que debemos bajarle al acelere para ir a su ritmo.

    Evelyn tiene una historia maravillosa. Una mujer que recién viuda tiene que enfrentar el mundo por primera vez sola y tomar decisiones y que sin ningún temor decide lanzarse a un mundo desconocido en un país que le es extraño pero en algo que ella sabe mejor que cualquiera: cómo tratar a los clientes que llaman a los “call center” como seres humanos. Y al final, a esta mujer que en un momento de su vida creyó perderlo todo, de repente lo que le sobran son ilusiones y motivos, incluso el amor.

    La historia de Graham es la más bella de todas, no pude parar de llorar al conocer su vida y el verdadero motivo por el cuál decide visitar (volver) a  Jaipur: un viejo amor, uno inesperado, uno eterno. El encuentro es bello, y la complicidad de Evelyn y Douglas es bella, cómo ellos con su silencio acompañan al que ahora se ha convertido en su amigo y lo dejan cerrar un asunto importante de su vida, tal vez el más importante y Graham ha vuelto a vivir y por segunda vez a ser feliz como lo fue hace muchos siendo un joven adolescente. Ahora, con todo en orden, simplemente se va en medio de la calma de un hotelucho que se cae a pedazos y del calor sofocante indio.

    Odié a Jean Ainslie durante casi toda la película, sentí rabia y deseos de gritarla por su intolerancia, su desprecio hacia todo y su amargura que resultaban en una constante humillación a su esposo, Douglas quien no era más que un pobre hombre agobiado e infeliz. Pero Jean también lo era, era un matrimonio infeliz, viviendo una vida infeliz que había hecho de ellos unos seres miserables, pero Jean decidió dejar salir su amargura al mundo exterior criticando todo lo que veía a su paso impidiéndose ser feliz en otros espacios y disfrutar otras cosas y tratando de quitar la felicidad a los otros, los demás debían compartir su amargura, si ella era infeliz ¿por qué los demás no lo eran? Sólo había una cosa que la motivaba; Graham, a quien tenía en especial concepto porque era la clase de hombre que ella creía merecer y no el perdedor que creía tenía por esposo, pero estaba equivocada de cabo a rabo tanto en eso como en todo en la vida. Mientras tanto Douglas decidió hacer de Jaipur un lugar de escape a su desdicha y permitirse ser feliz aun por breves momentos en otros contextos y con otras personas, se dio la oportunidad de conocer y explorar y (re)descubrió algo que volvió a darle brillo a su vida y a su vez, Jean entendió que estaba equivocada, que lo mejor era partir (en todas las acepciones de la palabra) para ella también ser libre, no sé si feliz, pero al menos sí libre.

    El cambio más radical de la historia es el de Muriel, que de ser una huraña y xenófoba, pasa a ser la más involucrada con el hotel y la gente que ahí trabaja y su historia de vida es realmente conmovedora porque es el reflejo claro del “hoy tenemos, mañana no sabemos” sobre todo cuando se es viejo y el único lugar al que uno parece pertenecer es el cuarto de San Alejo.

    Aparentemente está un poco chiflado y uno pensaría que fuera de todo contexto y uno le exige a Norman que se comporte de acuerdo a su edad, ya no es un joven para andar de gigoló conquistando mujeres y follarlas hasta el cansancio ¿quién dijo que es edad para tener erecciones? Ni pensarlo!! Norman!!! Tu tiempo ha pasado, los placeres sexuales son propios de la juventud así como llevar el cabello largo, los viejos se comportan como viejos y eso quiere decir nada de erecciones, porque acuérdate, en occidente, estar viejo es como estar muerto. Sin embargo, todo este show de Norman no es más que un grito de auxilio diciendo “hey, soy viejo, pero también estoy vivo” y es que estar viejo y estar vivo quiere decir que las necesidades físicas son las mismas, probablemente con intensidades distintas o de formas distintas, pero Norman quiere enamorarse y que se enamoren de él, aunque sea por una noche y quiere flirtear y vestir bien y levantar alguna mujer que lo acompañe en la noche para sentir sus manos recorriendo su cuerpo, porque estar viejo no es lo mismo que estar muerto.

    La bella Madge también está en busca de compañía, pero sabe esperar, sabe que la soledad también es una opción si la compañía adecuada no aparece y lleva la vida con simpatía y sin pedirle mucho, más bien disfruta lo que ella le da y de la manera que venga, las cosas son como son y hay otras que no van a cambiar, así que lo mejor es “relajarse y disfrutar”.

    Este septeto geriátrico encontrará en la exótica India cómo renacer y aprenderá que aún en los 10 últimos minutos del partido todavía hay mucho por aprender y descubrir, que nunca es tarde para empezar o intentarlo y que nunca es inadecuado volver a sentir mariposas en el estómago y entregarse a los placeres del mundo que vienen en formas variadas y a veces, de la manera más inesperada. 

    Etiquetas: , , , ,





    septiembre 13, 2012   20:57


    Fui con Carlos a ver “Batman The Dark Knight Rises” o “El caballero de la noche asciende” como fue la traducción del título al español. ¿Me gustó? No, cero, para nada. Antes de que cualquier fanático (de Nolan, de Batman o del cine) empiece a vociferar que soy una hereje o una ignorante o whatever voy a decirlo nuevamente y mejor: No me gustó la última película de Batman, pero ésa es mi opinión personal, lo que no quiere decir que objetivamente la película sea buena o esté bien hecha.
       
    No soy una experta en cine, hablo simplemente a través del conocimiento que he tenido a lo largo de 20 años de verlo porque me gusta y mucho, es una actividad que disfruto plenamente. La película bien hecha sí está, es Nolan, pero yo amo a Batman (al cómic, no a Bale) y la historia de TDNR no me gustó, ni como se desenvolvió, ni los detalles pero sobre todo odié y detesté el papel anodino de Blake y la sensiblería cursi de Alfred, mi personaje favorito de la historieta.

    La historia me pareció floja, me sentí viendo más una película de acción mezclada con ciencia ficción porque debo decir que los “juguetitos” de Batman esta vez bien podrían ser la envidia de Q, pero salvo mucho efecto visual y sonoro debo decir que la película no tiene más y Nolan se perdió de contar una gran, pero grandiosa historia porque además tenía con qué, los actores de TDNR talentosos todos y algo que me sorprendió positivamente fue la maravillosa caracterización de Bane, un villano probablemente no muy conocido y sí muy importante en el cómic y en la vida de Batman y debo decir que uno muy complejo, sin embargo, su muerte fue como un tortazo en la cara del espectador, tengo la teoría de que un gran villano merece una gran muerte y para mí Bane fue tal vez el mejor personaje de la película (la actuación de Tom Hardy impecable), no merecía esa muerte tan cula (y menos a manos de Gatúbela) aun cuando uno en ese momento se da cuenta de que él no era el villano principal. Pero hasta el villano principal tiene una muerte pendejísima, y en el momento en que muere Miranda Tates yo lo único que hice fue soltar la carcajada, no sé si Nolan ha leído alguna vez a Corin Tellado o visto novelas mexicanas, pero esa escena se pareció mucho a eso, entre muchos otros detallitos de la película.

    Y escenas chistosas como la muerte de Miranda, la salida de Batman de la cárcel o Blake con los niños del orfanato detenidos en el puente es lo que hay en la película, el lío es que no fueron pensadas para hacer reír al público sino para despertar alguna especie de compasión o conmiseración o dolor o generar drama pero fueron de un patetismo tal que a mí lo que me causaron fue risa, sí, me reí durante toda la película de las historias absurdas –y también para ahuyentar el mal genio que la película me producía. Desperdicio de actores y personajes, escenas chistosas que no fueron concebidas así y un ligero tono rosa –excesivo al final- que además de empalagar la película le quita lo visceral y oscuro que es Batman. Marion Cotillard está buenísima, todos los sabemos y yo la amo, de verdad, pero francamente no sé qué hizo en la película, además de hacer que ésta se cayera cada vez que aparecía en pantalla, un personaje que ni quitaba ni ponía al igual que el de Freeman, un total desperdicio de este monstruo actor

    Alguien me decía “es que es una adaptación, Nolan quiso poner un Alfred más sensible en lugar del frío mayordomo de siempre” pero pues la fórmula no le funcionó y no le funcióno por dos razones: la primera es que no puede mostrar a ese Alfred roscón después de que durante toda la película ha mostrado al Alfred de la historieta, un tipo que quiere y se preocupa por Bruce Wayne y daría la vida por él si fuera necesario, pero que no tiene reparos en criticarlo si ve que está mal y de irse (como en efecto lo hizo) cuando simplemente no comparta la visión del mundo Bruce, recordemos que Alfred es inglés y los ingleses son flemáticos por naturaleza. Segundo, no me parece que Nolan se ponga a improvisar a último minuto en hacer “adaptaciones creativas” cuando en las dos entregas anteriores, e incluso en esta ha sido fiel al cómic.

    Del final no quiero hablar, todos sabemos que en efecto Batman y Gatúbela tienen un romance lleno de mucha acción y mucha pasión y que de su amor/odio nace The Huntres, pero esa es otra historia. Todos también sabemos que la relación de Batman y Gatúbela aunque predecible desde el principio, de romántica no tiene nada, así que nuevamente el final roscón de la pareja en algún paraje de veraneo europeo y felices cogidos de la mano mientras beben y comen, tampoco cuadra con la verdadera historia del cómic, pero esta escena a diferencia de las otras me produjo rabia y ganas de que me devolvieran la plata, pero obvio, no es culpa de Cinecolombia, ellos no hicieron la película y a Nolan no tengo cómo pedirle que me resarza, habrá que esperar cuál será su próximo proyecto en el que espero que se reivindique conmigo, porque la verdad Nolan a mí me quedó debiendo una película, y aunque es muy probable que Batman haya ascendido, Nolan se fue en picada con su tercera entrega de Batman después de habernos dado una segunda entrega impecable con un Joker que nos recordó qué tan retorcido puede ser el lado oscuro del ser humano.

    Etiquetas: , , ,





    junio 06, 2012   18:51

    Te pienso, te pienso mucho y te siento en la distancia. Al estar en la realidad todo es percibido como un sueño, uno de esos que tantas veces tuve en estos dos meses. Recuerdo cuando la Rocox me llamó a contarme de tu tumor, un miedo enorme y cruel se apoderó de mí ¿Llegó la hora? pensé y esa noche lloré y lloré como tal vez nunca había llorado en toda mi vida, al pensar que podría perderte. Para serte sincera yo aun no entiendo muy bien la situación, no entiendo bien qué pasó, no entiendo el comportamiento de tu enfermedad ni de cómo una cosa llevó a la otra y desencadenó en tu coma. Sólo sé que en estos momentos estoy extrañándote un montón y que superar tu ausencia probablemente será el reto más grande de mi vida.

    Tal vez te lo dije alguna vez, tal vez no te lo dije tantas veces como debí o debía serlo, pero fuiste el primer hombre en mi vida y hasta el momento el único realmente importante; ahora en mi adultez, he podido descubrir cuán importante fuiste para mí y todo el efecto que tú, tu vida y tu ejemplo han tenido sobre mí. Ahora sé de dónde proviene esa ingenuidad mía que me hace ser la persona más apelotardada del mundo, de dónde proviene mi gran pasión y amor desbordado por el estudio y mi curiosidad fastidiosa para el mundo. Seguiré siendo una persona honesta y justa como tú lo fuiste y para honrar mi vida con la tuya seré una trabajadora incansable y procuraré hacer lo que me gusta y ser feliz en aquello a lo que me dedique en la vida como lo hiciste tú durante tantos años, no ha habido nadie más feliz en el mundo que tú ejerciendo la profesión que escogiste para tu vida. Te dedicaré cada uno de los logros que consiga de ahora en adelante, sé que estarías orgulloso como lo estuviste desde siempre con las cosas logradas y los pequeños peldaños escalados, haré todo lo posible para que mis hijos, si los tengo, sepan quién fuiste tú en mi vida y cuánto significaste en ella y todo lo que uno puede lograr haciendo lo que ama y haciéndolo bien, me duele pensar que no estarás en mi grado como magíster, pero te agradezco infinito que hayas partido asegurándote de que mis necesidades (esas necesidades) ya no fueran más un problema en mi vida. Seguirás siendo el ejemplo de rectitud, honestidad, justicia y generosidad porque creo que nadie igual a ti en esos aspectos.

    Es un vacío enorme el que se siente, yo pienso que me iré acostumbrando con el pasar del tiempo pero el vacío jamás será llenado, eras tan omnipresente, ocupabas cualquier espacio con tu presencia y todos tenían que ver contigo, siempre derrochando actitud y tan lleno de vitalidad como el riohachero que nunca dejaste de ser. Tengo en mis recuerdos el sonido de tus carcajadas sonoras, tu voz grave y tus apuntes y frases que te hicieron tan famoso y que hasta dieron para que alguna vez te escribiera un post, siempre estabas haciendo chistes o burlándote de algo o alguien. Viviste para servir, para la medicina, para hacer favores a los demás y ayudar a quienes lo necesitaran, fuiste tan generoso y desprendido, tan ingenuo y vanidoso que eso te llevó a no salir nunca de Pitalito, donde fuiste un hombre reconocido al que todos le servían y hacían la venia.

    Tuviste la vida que quisiste, una familia que siempre esperabas con ansias en las vacaciones y a la que a tu manera le expresabas tu afectuosidad y amorosidad diciéndoles cuánto te importaban y querías, tuviste un trabajo que te dio muchas satisfacciones aunque hubiesen habido injusticias, eso a ti no te importó, viviste para la medicina y a eso te dedicaste el resto de la vida, ese oficio te dio el reconocimiento que siempre quisiste, los lujos que deseaste y al final de tu vida, una vida llena de comodidades y placeres. Nunca fuiste un hombre ambicioso o lleno de “grandes” sueños, quisiste cosas pequeñas y las tuviste todas, tuviste una buena vida abuelo y además nos diste una buena vida a todos, fuiste feliz, no tengo duda de ello. Fuiste el hombre más fuerte que haya conocido, lograste sobrellevar con dignidad tu enfermedad hasta el final cuando ya no hubo nada qué hacer, decidiste quedarte callado porque tu vanidad no te permitía aceptar que habías envejecido y mucho menos someterte a un tratamiento que haría de ti una persona que nunca habías sido: una persona enferma, débil, dependiente. Tomaste una decisión, decidiste irte rápido y con dignidad, nosotros debemos aprender a resignarnos y a respetar que esa fue la decisión que tomaste aunque sea muy dolorosa. Incluso, en tu última semana, decidiste desafiar a los médicos y no morir cuando ellos dijeron sino cuando tú así lo decidiste, y aun en coma y en una cama de hospital, seguías viéndote muy bien, un poco bajo de peso, pero bien, te diste el lujo de ser el hombre recio e inquebrantable hasta el final…y así te fuiste.

    Lloré muchas veces a tu lado mientras te cogía tus manos que se habían hinchado por los líquidos, me gustaba estar ahí contigo y acompañarte, verte, consentirte, acariciarte y hablarte, me gustaba pensar que en tu conciencia inconciente me oías y sentías, muchas veces deseé arruncharme a tu lado como lo hacíamos cuando íbamos de vacaciones a Pitalo, no pude hacerlo, pero me quedé con tu olor, te olí hasta el cansancio la noche en que de ti me despedí, probablemente porque el hombre que quiero sea la compañía de mi vida, debe parecerse a ti. (Hablar de ti en pasado es doloroso y me ha costado acostumbrarme a ello)

    Parafrasearé a Rocox Klani y diré que no será fácil llevar tu ausencia, pero tu vida será mi ejemplo. Agradezco infinitamente a la vida haber nacido como tu nieta y haber crecido como tu hija, no creo que existan seres más afortunados que nosotras en el universo por haber corrido con la suerte tan loca de haberte tenido en nuestras vidas, todo lo que yo soy ahora en gran parte te lo debo a ti, mi vida sería otra muy diferente y tal vez menos afortunada si tú y mi abuela hubiesen decidido no haberme acogido en su hogar.

    Las despedidas no se me dan muy bien, mis apegos son muy fuertes y trabajar en eso me cuesta; despedirme de ti para siempre es duro, pero sé que debo dejarte ir, creo que estoy preparada. Honraré mi vida con la tuya, serás mi ejemplo siempre y estarás presente el resto de mi vida, hasta que, en algún momento, tú y yo volvamos a reunirnos en algún lugar maravilloso, desde nos estás acompañando y cuidando y donde nos estás esperando. Hasta entonces abuelo, te querré siempre.

    Etiquetas: , , , , , , , , ,





    enero 29, 2012   13:43

    Hace mucho tiempo que no escribo en el salón de baile. Como lo había dicho antes, twitter abrió el espacio para poder decir mis ideas en solo 140 caracteres y de forma más inmediata, sin tener que elaborar mucho la idea y sobre todo sin tener que tomarme mucho tiempo para desarrollarla y escribir. Pues bien, esta vez el tema que me hace volver es un asunto de moda, no porque trate de dirimir algo, sino porque me pareció divertido poder escribir cuál es para mí el uso adecuado de las chanclas y las sandalias, luego de una pequeña confusión que sospecho existe entre los dos términos, en especial para el habitante del clima frío.

    Lo primero que quiero decir es que son dos cosas diferentes. La chancla o para ser correctos idiomáticamente hablando la chancleta, es el calzado totalmente descubierto sin tacón y de suela ligera, generalmente hecha de plástico u otro material impermeable (guerrero) que se usa en la casa para descansar, ducharse etc. La sandalia también es un calzado descubierto pero con una suela más dura, mejor dicho con suela, o mejor, la sandalia es pura suela llena de cintas o correas que la amarran y que puede tener tacón o no y que a diferencia de la chancleta tiene usos externos al hogar.

    En cuanto al uso de estos calzados, debo decir que la chancleta (chancla de ahora en adelante) se lleva única y exclusivamente al interior del hogar. Es un calzado sumamente informal (y hay que decirlo, feo) para andar exhibiéndolo en la calle a los ojos del público desprevenido y de paso andar exhibiendo las garritas mal cuidadas; la chancla NO es vestidora porque no se hizo para eso y en general no combina con nada (ni siquiera con la pijama), así que si usted no quiere salir como un matacho a la calle hágase un favor, NO USE la chancla fuera del sagrado recinto de su hogar. Quiero dejar totalmente en claro que esto es válido tanto para hombres y mujeres en tierra caliente, fría o templada y para cualquier ciudad o municipio ya sea llanero, costero, andino, pacífico u Orinoco. Conclusión, a la calle NO SE SALE en chanclas; y como usted ya puede sospecharlo si eso se ve feo en clima caliente, hacerlo en clima frío le daría cadena perpetua por su falta de estética y asesinar al buen gusto.

    Probablemente muchos de ustedes alegarán que cuando uno está de vacaciones y que la costa y el calor y bla, bla, bla. Déjenme decirles que en los pueblos de clima caliente, las personas no usan chanclas para salir a la calle, o sea, no salen a trabajar en chanclas, ni van a las reuniones de padres de familia en chanclas ni van a hacer compras en chanclas; en general no usan su ropa de vestir con la que salen al mundo exterior con chanclas. Las mujeres probablemente usen sandalias, zapatos destalonados, los conocidos “ojo de pescado” o bailarinas y los hombres usan zapatos, de los cerrados, o mocasines o con cordón o de material o lo que sea pero zapato cerrado. ¿O acaso ha visto usted a algún hombre con un trabajo formal usando chanclas en él? Probablemente el caso de las vacaciones en las costas sea una excepción, pero porque el plan es otro, usted es un foráneo que está de vacaciones y va del hotel a la playa y viceversa lo que le da alguna “licencia” para irse a “chancletiar” a la calle/playa, aun cuando para mí no deja de ser un tanto desagradable el asunto, porque para eso están las “sandalias de playa” o los zapatos de playa. De todas maneras, los cachacos siempre hacemos el oso cuando estamos en esos lugares porque el asunto de la estética no se nos da y a leguas se nos reconoce porque así como los gringos que vienen a Bogotá se ven sumamente mal, ridículos y hasta ingenuos con sus vestiditos, bermudas y CHANCLAS!!! porque esto es el trópico, nosotros nos vemos de la misma forma en las costas porque…es que es la costa y estamos vacacionando.

    Tanto en Pitalito como en Cali la gente usa zapato destapado (sí señor, hombres y mujeres) y ustedes no saben lo desagradable que es verlos en chanclas (tanto a hombres como a mujeres) en cualquier lugar público (banco, restaurante, almacén, supermercado y hasta iglesia). Estéticamente eso se ve feo y la gente se ve mal, se siente que hay una parte de su vestir que se quedó a medias como si hubiera tenido que salir de afán de su casa y no alcanzó a calzarse, como cuando pavimentan una calle y el asfalto no alcanzó y el remate les quedó fatal. Además, para mí, el que alguien decida salir en chanclas a la calle (y no a salir a comprar el pan del desayuno) es un sinónimo de dejadez, de descuido, de que la persona misma se importa muy poco a sí misma y le da igual salir como el coco a la calle (y por supuesto denota su falta de cortesía para con el prójimo desprevenido que debe reparar en su particular calzado que no cuadra con nada.)

    Con la sandalia el asunto es otro y probablemente más exigente y escrupuloso ya que la sandalia sí es un calzado vestidor y diseñado para salir a la calle. Lo primero que hay que tener en cuenta es que sandalias hay de múltiples estilos, colores, formas, tamaños, materiales, diseños, etc. así que elegir la sandalia adecuada al atuendo que se está usando para no quedar como payaso de circo no es tarea fácil (yo me medía cientos de pares tratando de escoger el más adecuado, salvo que hubiera visto unas de las que me hubiese enamorado a primera vista) mucho menos si no se tiene experiencia en el asunto. Lo segundo a tener en cuenta (y que también es bastante difícil) es que a pesar de que la sandalia le “cuadre” con lo que lleva puesto, el diseño es fundamental. Hay mujeres que suelen abusar de las gracias y dones de la sandalia y las usan de plataforma, con dorados o brillantes, llenas de cintas o flores o correas sin regulación alguna y usted tiene que recordar un principio básico del diseño: “more is less”. No todas las plataformas son feas, pero la plataforma no siempre queda bien aunque la sandalia sea una “preciosidá” y aunque quede de maravilla probablemente estar 3 metros por encima del suelo no sea una cosa que a usted se le dé. Lo mismo sucede con los brillantes, cintas y demás, hay que hacer una evaluación concienzuda de cada uno de estos accesorios, teniendo en cuenta además las características del vestido o la ocasión. Si tiene muchas dudas recuerde siempre, siempre que “more is less”, estoy casi segura que este principio vital no le fallará.

    Como puede ver, hasta aquí el uso de la sandalia implica un gran esfuerzo físico y mental y apenas vamos en la selección del calzado. El uso del calzado tiene un esfuerzo mayor ya que llevar sandalias implica impajaritablemente un buen cuidado de los pies, todos ustedes deben saber lo desagradable que es verle los pies mal cuidados a una persona. Pero peor que eso, es realmente traumatizante verle mal arreglados los pies a una mujer que usa sandalias. En Cali a cierto tipo de mujeres les gusta arreglarse las uñas de los pies de una manera particular. Usan las uñas de los pies bastante largas (y si las uñas largas de las manos son un asco yo no quiero hablarle de las de los pies) y con una decoración bastante sui generis además de la paleta de colores usada. Rojo con blanco, o negro con blanco y/o dorado, o rosado, naranja y dorado (cuando no es fucsia), o morado y negro o … cualquier combinación rara, psicodélica o excéntrica que a usted querido lector pueda ocurrírsele porque la verdad he visto de todo…incluido un racimo de plátanos.

    El cuidado de los pies es muy necesario, entre otras cosas porque el uso de calzado destapado los maltrata mucho, resecándolos con mayor facilidad que cuando se usa calzado cerrado y por lo general tienden a mancharse. Pero el cuidado de sus pies no es lo único a tener en cuenta, también debe cuidar del calzado mismo. Como debe suponer la sandalia es un calzado que se ensucia mucho, muchísimo y como generalmente suele tener colores muy claros pues se ve cochino al igual que la persona que lo usa. Así que haga la buena acción del día y por favor cuide sus sandalias, pero sobretodo cuide y arregle bien sus pies ellos y el prójimo que usted frecuente se lo agradecerán.

    Sin embargo, aun cuando usted lleve la sandalia sucia o la garra mal cuidada, nunca nada será peor que la combinación chancla en la calle y garra mal cuidada o mal arreglada. Después de tener que enfrentar un suceso de esos, usted lo único que desearía sería el suicidio asistido.

    Capítulo especial merece la sandalia blanca que combina casi exclusivamente con vestido blanco. Dicen que el blanco y el negro salen con todo, pues déjeme decirle que en cuestión de calzado, el blanco es el más difícil de combinar y de usar. Las sandalias blancas no quedan bien con casi nada salvo que usted lleve alguna prende blanca en su vestir, se ensucian con una facilidad pasmosa y ver una sandalia blanca sucia es lo peor. Si la sandalia es de cuero o algo parecido, el lío está en que se pelan y bueno, ahí sí ni les digo cómo se ve una sandalia pelada. La sandalia blanca tampoco queda bien en cualquier ocasión (como sí sucede con la negra u otra oscura). No es recomendable usarla en eventos formales, salvo que usted esté vestido de blanco y formal, como tampoco es recomendable usarla de noche. Eso sí, si usted logra usar adecuadamente la sandalia blanca, créame que se verá muy bien.

    Por último hablaré de la sandalia en el gremio masculino y debo decir (y esto como una apreciación muy pero muy personal) que la sandalia masculina es una cosa hedionda. Empecemos por decir que al hombre se le negó la oportunidad del uso de la sandalia como una prenda habitual. Ya lo decía antes, no conozco un solo hombre que vaya formalmente vestido y use sandalias (como sí sucede con las mujeres). La sandalia en el hombre está diseñada para su uso informal y aún en estos casos ver a un hombre con sandalias me da espeluznos, pienso en la combinación jean+camisa+sandalia y no termina de cuadrarme, para mí, eso no se ve bien y por supuesto si en la ecuación cambiamos la sandalia por chancla uno puede creer con firmeza en que la profecía de los Mayas es cierta. Ahora, si cambiamos el jean por bermudas la cosa solo empeora y mucho. Mejor dicho, el hombre en sandalia se ve desaliñado y créame muy, pero muy poco sexy (incluso si es Miguel Bosé), salvo que, como lo mencioné arriba, el fulano en cuestión esté en plan de vacaciones en alguna playa paradisíaca o no y llena de turistas igual a él.

    De otro lado, el hecho de que la sandalia masculina sea estrictamente informal hace de los diseños de sandalias para hombre una cosa horrorosa. No sé quiénes sean los que diseñan esa vaina pero pienso que 1) o tienen el sentido del gusto en las rodillas o 2) piensan que el resto de mortales tienen el sentido del gusto en las rodillas. Encontrar sandalias bonitas para hombres es toda una tarea titánica, si usted señor, señora, joven, señorita está muy desparchado, puedo sugerirle que vaya en la búsqueda de una sandalia masculina realmente bonita y decente; esto le tomará mucho tiempo.

    Como me dijo César Mario “mira, aguantar calor con tennis no aguanta”, pues no es justo que los chicos deban padecer pies húmedos debido a la ausencia de sandalias con algo de estilo. Afortunadamente existen opciones, pocas pero existen y que no están del todo mal haciendo lucir en ocasiones al caballero muy elegante y sofisticado y sin tanto colgandejo o pendejada; como siempre nuestro principio básico de “more is less” no nos desampara, y no necesariamente porque la sandalia es para caballero tiene que ser ruda o tosca, puede ser sencilla y fina y verse masculino, a menos claro que el señor sea muy macho para usar esas cosas que se ponen los “mariquitas”, en ese caso entonces sí use esas herraduras que se venden en casi todos los almacenes. Éste diseño particularmente a mí me gusta mucho, eso sí, los requisitos de la sandalia blanca también son válidos en este caso aunque yo estoy hablando del diseño, no tienen que ser ésas necesariamente. Hasta para los rudos hay unos estilitos que a mí personalmente no me gustan pero al menos le da opciones al caballero roquero o “jarlista”. Si usted míster, quiere unas más guerreras y menos vestidoras entonces están las de esta gama que debo confesarlo son mis preferidas, créame que ésas nunca lo defraudarán y usted nunca va a verse mal con unas de esas (claro, teniendo en cuenta los colores estrafalarios de algunas). En cualquiera de estos casos u otros, el hombre no debe olvidar que se deben seguir las mismas normas de higiene y cuidado que he mencionado arriba, ser varonil o “macho” no quiere decir descuido o dejadez, la elegancia, belleza y cuidado personal, no es un asunto de género ni exclusivo de las niñas.

    Así que la próxima vez que use la palabra “chancla” asegúrese que es una chancla real y no una sandalia sin tacón porque ni son lo mismo ni son iguales. Tampoco piense en las sandalias como una prenda de segunda, a todas luces no lo son y saberlas usar y llevar es todo un conocimiento cultivado con los años.

    Etiquetas: , , , ,







    wilkommen
    Bienvenidos sean todos a mi casa, la que también es de ustedes. Pasen, sigan, siéntense o acomódense donde quieran, donde más les plazca. Eso sí, recuerden que ésta es la casa de una Bailarina, por lo que el espacio más grande, hermoso y agradable es el salón de baile. Ahí, es donde paso la mayor parte del tiempo, sola o acompañada, donde soy feliz.
    LET'S COME IN, LET'S GO DANCE

    all about moi
    A little bit of narcissism won't hurt, and vanity isn't a sin.

    Una negra disfrazada de blanca, gitana por azar, nueva economista, nostálgica, melancólica, irremediablemente terca, complicada y compleja, ambivalente, acuariana según el horóscopo, amante compulsiva del blues el jazz y el bossa, bailarina innata y bailarina de salsa casino, en exceso sensible, derretida por un chocolate y un vino tinto, cantante e imitadora por hobby y alguien que empezó hace algún tiempo a descubrir quién era en realidad....

    My favorite things
    Bailar, bailar salsa casino, leer, escuchar música, cantar, hacer teatro, ir a eventos culturales, hablar basura con las personas que quiero, tener momentos a solas que me permitan interiorizar, disfrutar al lado de mi familia y estar en la red, el cine, mis amigos, los hombres, el sexo, la sexualidad, el arte...el cuerpo

    The Breath of Other
    tagboard here (where to get one)

    DEJA TU HUELLA AQUÍ




    Thanks
    designer   DancingSheep
    resources   + +
    Blogskins