recent shows
  • Wayka
  • De náuseas, exhibicionismo y demostraciones de amo...
  • Las relaciones y las longitudes de onda.
  • El club de los 7
  • Batman ascendió pero no Nolan
  • La despedida
  • ¿Chancleta o sandalia? Ni es lo mismo ni es igual
  • Yo no me llamo 11
  • Yo no me llamo 10
  • Yo no me llamo 9

  • Step Back
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • septiembre 2007
  • octubre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • marzo 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • septiembre 2009
  • octubre 2009
  • noviembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • abril 2010
  • mayo 2010
  • junio 2010
  • julio 2010
  • septiembre 2010
  • octubre 2010
  • noviembre 2010
  • diciembre 2010
  • febrero 2011
  • marzo 2011
  • abril 2011
  • mayo 2011
  • diciembre 2011
  • enero 2012
  • junio 2012
  • septiembre 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • octubre 2013

  • credits
    layout: detonatedlove♥
    pictures: ohhspontaneityy
    stocks: _excentric_
    mayo 23, 2007   11:30


    “Es que a tu abuela le dio muy duro saber que tu abuelo tenía otro hijo”. La cuchara se me cayó en ese instante, mis ojos se abrieron lo más que pudieron, paré de comerme mis huevos pericos y sólo atiné a decir ¡¿Quéeeeeeeee?!.

    Tenía 8 años, era una fría mañana de esas frías que a veces hacen en Bogotá, mi mamá me había hecho el desayuno y yo no podía creerlo. Enterarme así de esa forma tan tranquila que mi abuelo, ese hombre que para mí había sido ejemplar, tenía un hijo con otra mujer que no era mi abuela, fue como uno de esos golpes que lo dejan a uno aturdido, que no se sienten que no duelen porque anestesian y uno nunca reacciona. Pensar además que este hijo era menor que yo, era una cosa que no me cabía en la cabeza…este fue uno de mis despertares a la vida.

    Cuando mi mamá vio mi reacción me dijo “¿Nena, tú no sabías? A lo que yo respondí con una negación y ella me dice “Por favor no le vayas a decir nada a tu abuela y mucho menos que yo te dije”.

    Como es lógico suponer el tema no se hablaba en casa, yo nunca lo había sospechado y ni se me había pasado por la cabeza una cosa así. La cosa era dolorosa para mi abuela y sé que ella ha sufrido mucho con esto y con las infidelidades de mi abuelo, pero un hijo lo cambia todo, un hijo es una cuestión aparte, así que yo decidí seguir como si nada.

    Alguna vez, ya un poco más grande cuando me convertí en la compañía de mi abuela y en su “desahogadero” ella me habló del “hijo de mi abuelo”. Yo lo tomé como si nada pero como si fuera la primera vez que oía del tema, no hice comentario alguno, sólo la escuché y de ahí en adelante confieso que crecí con algún tipo de rechazo hacia este otro niño que era mi tío, que no conocía pero que hacía sufrir a mi abuela.

    Así pasaron el tiempo y los años y a pesar de la pequeñez del pueblo en el que vivíamos, nunca lo vi, no lo conocía, no sabía quién era, qué hacía, dónde vivía o estudiaba, es más creo que ni siquiera sabía cómo se llamaba, hasta que un día un profesor me preguntó ¿Oiga quién es Jaime Correa? Y yo le dije “Pues mi abuelo” y el profesor me dijo, “No, un estudiante del Nacional, ¿no es familiar suyo?” yo le dije que no, que no sabía pero por supuesto que lo sospechaba.

    Luego la mamá de mi Rucus quien era psicóloga, trabajó en el colegio en el que Jaime estudiaba, por ella puedo decir que tuve al menos un cierto acercamiento hacia el tema de Jaime y al menos de cuando en vez me interesaba o preguntaba por él, antes me era totalmente indiferente. Ahora al menos tenía más conciencia de su existencia, pero aún así no tenía interés alguno en conocerlo, no por rabia o rechazo, era simple desinterés. Además no me imaginaba cómo sería conocerlo, qué sentiría YO (no pensaba en él) al verlo, cómo reaccionaría mi abuela si se enteraba que yo había conocido a Jaime y eso me hacía pensar en una traición hacia ella. Además yo tenía en la cabeza la idea de que él no nos quería.

    Pero la vida se empeñó en darme no sólo una lección, sino la oportunidad de conocerlo poniéndolo en el sitio del que no podía escapar, la Universidad. Jaime entró a estudiar economía a la Univalle. Cuando me enteré no me emocionó, no reaccioné de ninguna manera, pensaba que como no lo conocía pues podía seguir evadiéndolo y las cosas tal cual como estaban. Hasta que un día volviendo de vacaciones, coincidimos en el bus, viajamos juntos, él con una prima y yo sola, supe que era él porque oí su nombre y al verlo vi la cara de mi abuelo. Ninguno de los dos hizo algo por acercarse, creo que hasta me sentí incómoda.

    Y un día, estábamos juntos en la sala de sistemas de la Universidad y él que estaba al lado mío, dijo mi nombre; yo volteé y él me regaló un Coffee Delight yo le di las gracias y él me dijo: “Sólo quería darle esto” y se fue. Hoy me confiesa que no supo qué le pasó, por qué no me habló más si quería hacerlo, le dio desconfianza y él suele ser un chico seguro. Lo que yo pienso es que yo a diferencia de otras mujeres no soy a la que él le cae, sino su sobrina a quien él intentaba acercársele, conocer y re-conocer.

    Algunas veces nos topábamos por ahí en los pasillos o escaleras y nos dábamos un simple saludo…hasta que un día de marzo, mi tía Naña (su hermana) lo invitó a su fiesta de cumpleaños. Tamaña sorpresa la mía cuando vi a Jaime en esa reunión, lo saludé normal y hablamos un rato hasta que se fue.

    Luego de eso nos seguimos viendo más seguido y hablábamos de vez en cuando, tomábamos algo juntos y la relación empezó a tener otro tono, se volvió más asidua. Otras veces nos quedábamos los fines de semana en el apartamento de mi tía y era divertido…y así poco a poco, paso a paso, con cada gesto, cada detalle Jaime Adolfo se metió en mi corazoncito hasta que encontró un buen lugar donde alojarse y parece que no quiere moverse de ahí, y a mí en realidad tampoco me interesa que lo haga.

    Jaime Adolfo es un gran regalo que me ha dado la vida, no sólo por el hecho de tenerlo a él, sino por haberme probado a mí misma, de enfrentar mis miedos, mis temores, mis taras y de mostrarme de nuevo que las diferencias y los errores no pueden NUNCA estar por encima del cariño, y el que lo quiera y ahora sea mi amigo tampoco significa traición a mi abuela. Cada uno de ellos tiene un papel diferente en mi vida y mis relaciones son distintas y no las puedo mezclar.

    Jaime Adolfo ha sido compañía. Me acompañó en el trance cuando terminé mi relación de 4 años y luego se convirtió en mi pareja de salsa casino, ahora se ha convertido en hombre de confianza, en mi compañía masculina cercana, quien me cuida, con quien me siento segura.

    Ahora tengo una relación con él, la estoy construyendo desde hace un año que comenzó y a pesar de que pienso que es egoísta y a veces me molesto por eso, es una persona maravillosa, me alegro de tenerlo cerca y me alegra mucho que él me tenga a mí. Me alegra que haya tenido el valor de acercarse y que nos demos la oportunidad de conocernos.

    Tío te quiero mucho, muchísimo



    Etiquetas: , , ,





    mayo 09, 2007   15:54


    Y siento que te tengo y no
    ¿Que estás sólo cuando quieres y eres tú quien decide hacerlo. Y la pregunta es…¿Acaso piensas en mí? ¿Acaso alguien piensa en mi?
    Y sigo esperando, tu llamada, tu mirada ausente, tu sonrisa esquiva, tus brazos que sé quieren estar cerca de los míos pero se reprimen, tus labios tan siquiera cerca de los míos, pero sólo puedo esperar a cuando tú decidas hacerlo
    Y a veces, el éxtasis es tal que no existe nadie más que nosotros dos, la felicidad inunda mi cuerpo, mi alma, mi espíritu y pasa de este plano terrenal a uno más metafísico en donde no existe tiempo ni espacio y no me lo creo, y efectivamente no me equivoco porque luego todo se queda en palabras maravillosas que recuerdan esos maravillosos momentos con la posibilidad de volver a vivirlos en el recuerdo.
    A veces tan cálido y amable, a veces tan parco y seco. A veces un compañero excepcional, y otras tan lejano y lleno de sí mismo. A veces tan amoroso, a veces tan desconocido. Y no sé si pido demasiado, si me parezco a otras mujeres y todas pedimos lo mismo o si realmente la diferente soy yo y las costumbres son otras.
    Me cuesta tanto aceptar mi difícil relación con los hombres…¿Es acaso mi constante búsqueda por una relación distinta y salida de lo convencional, lo que me lleva a estas situaciones tan confusas, vacías, difíciles en algunas ocasiones; y a otras pesimistas, melancólicas y hasta patéticas?
    Y la pregunta viene a mí una y otra vez como una tortura china: ¿Soy sólo simplemente objeto de deseo?




    mayo 02, 2007   11:03


    - en los que estoy de pelea con el mundo…y otros en los que amo profundamente la vida y me siento más enamorada de ella.
    - en los que quiero morirme, desaparecer, no hacer nada…y otros en los que quiero salir, hablar, ver y abrazar gente
    - en los que sólo quiero llorar o tengo ganas de hacerlo…y otros en los que quiero reír y bailar todo el tiempo.
    - en los que sólo quiero dormir y no levantarme en todo el día de la cama…y otros en los que quiero salir, ver gente, ver el sol, ir de compras o comprarme un helado, o mojarme bajo la lluvia si llueve, saltar charcos caminar.
    - en los que siento celos hasta de mi propia sombra…y otros en los que me siento la reina del universo, como que nada puede conmigo y lo de allá afuera y quienes estén afuera no importan.
    - en los que me siento terriblemente fea que ni el maquillaje ni las mejores galas ayudan a ese terrible deterioro físico…y otros en cambio que con una simple sudadera o camiseta, o hasta recién levantada y con peinado talco estoy divina y no necesito más.
    - en los que creo que todos los hombres son iguales…y hay otros que a pesar de que lo crea me enamoro cada vez más de ellos y tener uno a mi lado me hace feliz.
    - en los que tengo planes, deseos, sueños, ideales e ilusiones y quiero hacer mil cosas… y hay otros en los que la pereza es tal que me conformo sólo con poder dormir, ver tv y leer un poco.
    - en los que estoy inapetente –que son muchos- que no quiero probar bocado y paso días sólo con el desayuno…y en cambio hay otros –que son muy pocos- en los que deseo comer, que me lleno de antojos de cosas ricas y deliciosas, que como hasta saciarme y lo disfruto plenamente.

    Sólo hay una cosa que no deseo algunos días sino siempre…y es la de tener con quién compartir mi soledad…y hey no me refiero a un hombre, me refiero a compañía, a amigos, familia.

    Vivo sola y hay mucha gente que desearía eso, y yo realmente lo disfruto. Pero los fines de semana odio levantarme y desayunar sola, salir a mercar sola y ver televisión sola. No tener quién me acompañe a cine, o a caminar. No tener con quién hacer almuerzo o para quién hacerlo, pensar en un paseo es imposible porque los otros ya tienen sus propios planes familiares llenos de hijos, padres, abuelos, primos, tíos, etc. No tener con quién compartir tus pensamientos más absurdos y locos, ni siquiera a quién pelearle por el desorden o la música a alto volumen o porque no quiso hacerte un favor….

    Necesito urgentemente una familia adoptiva…….prometo portarme bien.

    Etiquetas: , , , , ,







    wilkommen
    Bienvenidos sean todos a mi casa, la que también es de ustedes. Pasen, sigan, siéntense o acomódense donde quieran, donde más les plazca. Eso sí, recuerden que ésta es la casa de una Bailarina, por lo que el espacio más grande, hermoso y agradable es el salón de baile. Ahí, es donde paso la mayor parte del tiempo, sola o acompañada, donde soy feliz.
    LET'S COME IN, LET'S GO DANCE

    all about moi
    A little bit of narcissism won't hurt, and vanity isn't a sin.

    Una negra disfrazada de blanca, gitana por azar, nueva economista, nostálgica, melancólica, irremediablemente terca, complicada y compleja, ambivalente, acuariana según el horóscopo, amante compulsiva del blues el jazz y el bossa, bailarina innata y bailarina de salsa casino, en exceso sensible, derretida por un chocolate y un vino tinto, cantante e imitadora por hobby y alguien que empezó hace algún tiempo a descubrir quién era en realidad....

    My favorite things
    Bailar, bailar salsa casino, leer, escuchar música, cantar, hacer teatro, ir a eventos culturales, hablar basura con las personas que quiero, tener momentos a solas que me permitan interiorizar, disfrutar al lado de mi familia y estar en la red, el cine, mis amigos, los hombres, el sexo, la sexualidad, el arte...el cuerpo

    The Breath of Other
    tagboard here (where to get one)

    DEJA TU HUELLA AQUÍ




    Thanks
    designer   DancingSheep
    resources   + +
    Blogskins