recent shows
  • Mundo Utópico
  • Estoy feliz y asustada. Hoy se dieron dos de las t...
  • La Ciudad
  • Hace un mes...
  • El corazón arrugadito
  • Lo vi pasar y le grité al llamarlo. Me dio mucha e...
  • Muchos adioses, partidas y despedidas de distintas...
  • La insoportable vejentud del ser.
  • Navidad, navidad
  • Nostalgia

  • Step Back
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • septiembre 2007
  • octubre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • marzo 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • septiembre 2009
  • octubre 2009
  • noviembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • abril 2010
  • mayo 2010
  • junio 2010
  • julio 2010
  • septiembre 2010
  • octubre 2010
  • noviembre 2010
  • diciembre 2010
  • febrero 2011
  • marzo 2011
  • abril 2011
  • mayo 2011
  • diciembre 2011
  • enero 2012
  • junio 2012
  • septiembre 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • octubre 2013
  • abril 2017

  • credits
    layout: detonatedlove♥
    pictures: ohhspontaneityy
    stocks: _excentric_
    abril 23, 2008   21:04

    Hace casi dos meses que llegué a esta ciudad. Hace dos semanas que empecé a trabajar y el susto que tenía el fin de semana inmediatamente anterior a comenzar era infinito. Estaba asustada, aterrada, tenía ganas de llorar, no pude siquiera dormir, estaba ansiosa, se me quitó el apetito y hasta dejé de reír y bailar. Estaba sencillamente aterrada. Todo era nuevo para mí: la ciudad en la que estaba por primera vez viviendo y no de paseo, el mundo privado que siempre se me había negado, el nuevo trabajo en una empresa multinacional que se me antojaba INMENSA y MONSTRUOSA, el trabajo en un tema que no conocía, en fin.

    En medio de mis disertaciones me dije a mi misma: pareces una primípara y es que efectivamente eso era –aún lo soy-. Primípara en otro escenario totalmente diferente al de la universidad, pero primípara al fin y al cabo. Y fue ahí donde recordé ese ese 23 de abril de 1991 cuando llegué por primera vez al que sería por siempre mi colegio: La Presentación. Recuerdo que iba de la mano de mi papá y tenía un vestidito rojo en paño, me veía divina. Mi profesora Ruby Zapata me recibió muy amablemente, era tan linda y cálida que me dio mucha seguridad desde el principio. Ella fue el apoyo que necesité para seguir adelante y en realidad no fue difícil acostumbrarme. Es fue el apoyo que ya no estuvo el 1 de Agosto hace ya casi 8 años cuando llegué a la del Valle, estaba igualmente aterrada y asustada como lo estoy hoy, por haber llegado a una ciudad desconocida hasta ese entonces –y que hoy añoro en cada uno de mis sueños y cada vez con más fuerza- y porque no sabía cómo iba a manejar la universidad pública a la que tanto susto le tenía, era como el “coco” al que le tememos todos de pequeños pensando que está debajo de nuestras camas y es aterrador. De todas maneras salí adelante y superé los impasses.

    Ahora, estoy de nuevo en la misma situación en un contexto distinto. Todo es nuevo para mí. Soy de nuevo una inexperta moviéndose en un mundo que no conoce. Desconozco los códigos, las señales, el lenguaje, los movimientos. Se me pide lo que no sé y aunque lo supiera, no sé cómo hacerlo y lo que es peor, no hay tiempo. No hay tiempo de pensar, de reflexionar, de descansar, de acoplarse, sólo de hacer lo que hay que hacer y ya hoy se me dijo qué era lo que debía hacer, o al menos qué era lo que se esperaba de mí y yo no sé primero si pueda hacerlo y segundo si me acomode al perfil.

    Y siento miedo, siento temor, siento desazón. El reto es grande y es demasiado para una inexperta como yo y temo no poder controlarlo, que al final termine rechazada, que fracase, que quede marcada, que me den una palmadita por la espalda (que las odio) o en el peor de los casos que me den la espalda.

    Y descubrí que los ciclos se repiten. Que a los 6 años llegué a vivir a Pitalito a un mundo desconocido y renuente a vivir con mis abuelos. Que a los 17 me fui a vivir a Cali no sólo asustada y triste, sino también escéptica de que fueran a pasarme cosas buenas, de alguna manera tampoco me gustaba lo que la vida me ofrecía en ese momento. A los 25 llego a la capital empezando no sólo nueva vida sino nueva etapa de la vida. Cada viaje ha sido el cierre de una etapa: la niñez, la adolescencia, la adultez. Y todas en contextos y ciudades diferentes, tienen los mismos elementos y el proceso es el mismo, y como todo, el comienzo siempre es difícil más si se es en un mundo desconocido.

    Ahora me siento sumamente triste y decepcionada, irritada, desilusionada, desmoralizada pero con la esperanza de que todo cambie –y pronto- y que venga lo que venga me ayude a mejorar y pueda al final, superarlo.

    Etiquetas: , , ,





    2 comment(s):

    • On 24/4/08 10:40 a.m., Blogger Un Gerente said...

      Siempre será así, en cualquier lado donde se inicie cualquier nuevo ciclo en la vida habrá temor y hasta terror, la diferencia se da cuando el temor se maneja y se utiliza para "no dejarse" mantener la calma y sobre todo, pensar en cada proceso, a quien involucra, de donde viene, es decir mirar que eslabón de la cadena es uno y ejercerlo con mucho análisis debes apelar a las herramientas aprendidas en la universidad esos conceptos básicos son la guía, todos somos primiparos en algo siempre, solo debes mantenerte "digna y firme" seguro estarás bien.

       
    • On 15/5/08 7:47 a.m., Blogger ZettaByte said...

      La vida es un ciclo cambiante ...

      A mi personalmente Cali , me gusta mucho ,, sin duda alguna cambiaria Bogota por Cali ....

      Bye .

       

    Publicar un comentario

    << Back home



    wilkommen
    Bienvenidos sean todos a mi casa, la que también es de ustedes. Pasen, sigan, siéntense o acomódense donde quieran, donde más les plazca. Eso sí, recuerden que ésta es la casa de una Bailarina, por lo que el espacio más grande, hermoso y agradable es el salón de baile. Ahí, es donde paso la mayor parte del tiempo, sola o acompañada, donde soy feliz.
    LET'S COME IN, LET'S GO DANCE

    all about moi
    A little bit of narcissism won't hurt, and vanity isn't a sin.

    Una negra disfrazada de blanca, gitana por azar, nueva economista, nostálgica, melancólica, irremediablemente terca, complicada y compleja, ambivalente, acuariana según el horóscopo, amante compulsiva del blues el jazz y el bossa, bailarina innata y bailarina de salsa casino, en exceso sensible, derretida por un chocolate y un vino tinto, cantante e imitadora por hobby y alguien que empezó hace algún tiempo a descubrir quién era en realidad....

    My favorite things
    Bailar, bailar salsa casino, leer, escuchar música, cantar, hacer teatro, ir a eventos culturales, hablar basura con las personas que quiero, tener momentos a solas que me permitan interiorizar, disfrutar al lado de mi familia y estar en la red, el cine, mis amigos, los hombres, el sexo, la sexualidad, el arte...el cuerpo

    The Breath of Other
    tagboard here (where to get one)

    DEJA TU HUELLA AQUÍ




    Thanks
    designer   DancingSheep
    resources   + +
    Blogskins