recent shows
  • Una linda reflexión sobre las mujeres...
  • Tengo rabia....mucha rabia... Tengo rabia porque ...
  • Ella
  • Estado muerto
  • Ciudades de plástico
  • Ídolos de barro
  • Yo los declaro...
  • A mitad del camino de la vida, en una s...
  • ¿Para cuánto me alcanza?
  • Para votar (a o con?) con-ciencia

  • Step Back
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • septiembre 2007
  • octubre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • marzo 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • septiembre 2009
  • octubre 2009
  • noviembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • abril 2010
  • mayo 2010
  • junio 2010
  • julio 2010
  • septiembre 2010
  • octubre 2010
  • noviembre 2010
  • diciembre 2010
  • febrero 2011
  • marzo 2011
  • abril 2011
  • mayo 2011
  • diciembre 2011
  • enero 2012
  • junio 2012
  • septiembre 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • octubre 2013
  • abril 2017

  • credits
    layout: detonatedlove♥
    pictures: ohhspontaneityy
    stocks: _excentric_
    diciembre 14, 2007   10:39

    Mientras venía en el bus después de haber estado casi un mes en Bogotá, volví a ver y a sentir a Cali como ese 1 de Agosto del 2000 en el que llegué a estudiar a la Universidad del Valle. Las ilusiones, los sueños, los temores, la ansiedad estaban presentes y el corazón galopaba ante la expectativa de la universidad, de vivir sola, de aprender a moverme en la ciudad, de conocerla…y nunca la conocí.

    Han pasado siete años y medio y ahora que mi corazón y la vida me llevan a otra tierra, más alta, más fría, más cosmopolita, más gris, más mojada, empiezo a ver con mucha nostalgia que Cali es una ciudad desconocida para mí, que hay muchas cosas que dejé pasar, que no conozco, que no me interesaron, que aún me pierdo en ella y eso me llena de tristeza. Ahora cuando estoy segura de partir, empiezan a descubrirse ante mí cosas maravillosas de esta ciudad; lugares, personas, comidas, calles, programas, panoramas, visiones, paisajes…

    Y ayer en ese bus, recordé mi primer día de la Universidad, así como se recuerda con amor y añoranza el primer día de colegio. Iba por la Avenida Pasoancho mirando por la ventana distraída, como suelo hacerlo normalmente y de repente caí conciente de una calle, ésa era una en la que había vivido una tía y el primer lugar al que llegué, total que esa era la misma ruta que recorrí hace 7 años, 4 meses y 12 días. Y entonces el caño y el puentecito sobre él y el taller de mecánica de la esquina y los huecos de la calle, todo, absolutamente todo cobró un nuevo sentido y ya no eran simplemente el caño o el puente o el taller o el hueco, ahora estaban atados a recuerdo, a una experiencia de vida, ahora eran importantes y no insignificantes o vacuos.

    Y no pude evitar sentir una especie de culpa y remordimiento; culpa por haber dejado pasar el tiempo inane, remordimiento por querer hacer ahora las cosas que sé no puedo hacer. Y sé que no puedo echar el tiempo hacia atrás, que no puedo cambiar el tiempo, ni el pasado ni el futuro siquiera por lo que no me queda más que asumir las consecuencias de mis decisiones y mis actos –o no actos.

    De repente pensé: cómo se acostumbra uno a las cosas, cómo con el paso del tiempo las cosas van perdiendo su emoción y uno pierde la capacidad de sorpresa, de disfrutarse todo al máximo, de vivir con adrenalina y emoción para perderse en la rutina y en la monotonía del autómata de carne.

    Etiquetas: , , ,





    1 comment(s):

    • On 18/12/07 2:26 p.m., Blogger Proyecto Ideas said...

      Hola. Sabes que tu post me conmovio mucho porque desde hace 10 años vivo en Palmira. Lo mas extraño de todo es cuando vivia aqui me sucedia igual, no importaba una cosa o la otra, ahora cada que entro a trabajar veo calles o recuerdos que tengo intactos. a proposito de este tema escribi un post inspirado en una pregunta de un foro... "que extraña usted de Cali..."
      Si quieres leerlo. un abrazo.

      http://loquios.blogspot.com/2007/12/qu-es-lo-que-ms-extraa-de-cali.html

      At. Oswaldo

       

    Publicar un comentario

    << Back home



    wilkommen
    Bienvenidos sean todos a mi casa, la que también es de ustedes. Pasen, sigan, siéntense o acomódense donde quieran, donde más les plazca. Eso sí, recuerden que ésta es la casa de una Bailarina, por lo que el espacio más grande, hermoso y agradable es el salón de baile. Ahí, es donde paso la mayor parte del tiempo, sola o acompañada, donde soy feliz.
    LET'S COME IN, LET'S GO DANCE

    all about moi
    A little bit of narcissism won't hurt, and vanity isn't a sin.

    Una negra disfrazada de blanca, gitana por azar, nueva economista, nostálgica, melancólica, irremediablemente terca, complicada y compleja, ambivalente, acuariana según el horóscopo, amante compulsiva del blues el jazz y el bossa, bailarina innata y bailarina de salsa casino, en exceso sensible, derretida por un chocolate y un vino tinto, cantante e imitadora por hobby y alguien que empezó hace algún tiempo a descubrir quién era en realidad....

    My favorite things
    Bailar, bailar salsa casino, leer, escuchar música, cantar, hacer teatro, ir a eventos culturales, hablar basura con las personas que quiero, tener momentos a solas que me permitan interiorizar, disfrutar al lado de mi familia y estar en la red, el cine, mis amigos, los hombres, el sexo, la sexualidad, el arte...el cuerpo

    The Breath of Other
    tagboard here (where to get one)

    DEJA TU HUELLA AQUÍ




    Thanks
    designer   DancingSheep
    resources   + +
    Blogskins