recent shows
  • Wayka
  • De náuseas, exhibicionismo y demostraciones de amo...
  • Las relaciones y las longitudes de onda.
  • El club de los 7
  • Batman ascendió pero no Nolan
  • La despedida
  • ¿Chancleta o sandalia? Ni es lo mismo ni es igual
  • Yo no me llamo 11
  • Yo no me llamo 10
  • Yo no me llamo 9

  • Step Back
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • septiembre 2007
  • octubre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • marzo 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • septiembre 2009
  • octubre 2009
  • noviembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • abril 2010
  • mayo 2010
  • junio 2010
  • julio 2010
  • septiembre 2010
  • octubre 2010
  • noviembre 2010
  • diciembre 2010
  • febrero 2011
  • marzo 2011
  • abril 2011
  • mayo 2011
  • diciembre 2011
  • enero 2012
  • junio 2012
  • septiembre 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • octubre 2013

  • credits
    layout: detonatedlove♥
    pictures: ohhspontaneityy
    stocks: _excentric_
    febrero 28, 2010   15:33

    Siempre tengo cosas en qué pensar, siempre tengo cosas en la cabeza y casi siempre estoy diciendo: estoy debo escribirlo en el blog...vale la pena. Pues bien, este será un post largo porque no voy a hablar de una sola cosa, sino de muchas que están ahí, atoradas necesitando salir o que quiero decir hace mucho y no he podido. Si alguien recuerda, yo escribí hace casi ya dos años, meses después de haber llegado a Bogotá esto sobre lo que para mí significaba mi blog y que por tal razón estoy segura que el blog será algo que nunca va a cerrar, al menos no se cerrará en un largo tiempo.

    Lo que viene a continuación es una mezcla de cosas, respecto de muchas situaciones que han acontecido en mi vida en los últimos meses y que han llegado a un punto de quiebre...en el que se decide seguir por la misma senda, o tomar un camino distinto. Como mi blog es mi diván, divagaré entonces aquí sobre ciertas cuestiones que rondan mi cabecita loca y dispersa.

    I

    Es difícil para mí hablar de esto, porque está relacionado con mi vida sentimental. Si ud me conoce, bien sabe entonces lo mucho que quiero al Hígado y lo muy enamorada que estoy, así que también sabe que la finalización en este momento de nuestra relación es muy dura para mí (y si lo conoce a él sabrá que para él también lo es). No voy a entrar en detalles, sólo diré que la relación ha tenido unos vaivenes que han opacado lo que tenía de bella, hermosa o excitante, han desaparecido las ilusiones para convertirse en desilusiones y lo más duro, es que debo reconocer que hay una gran parte de culpa que es mía...y me temo que el reconocimiento vino un poco tarde, que el amor a veces no es una fuerza suficiente si no lo sienten ambos o si no va en el mismo sentido (así vaya en sendas distintas). El hecho es que estoy enfretándome a una de las pérdidas más duras de mi vida, podrá sonar patético, estúpido y baboso, pero si ud nos conoce a los dos, y nos quiere, sabe por qué lo digo. Germán podrá no ser el hombre perfecto, tampoco voy a decir que se le acerca ni mucho menos, pero sí es un tipazo y al menos, en lo que a mí respecta pues es el hombre que yo quiero (y hay muchas que dicen que él también me quiere, y lo sé) ...y lo dejé ir...soy UNA HÜEVA!! Qué mujer más bestia. Y asumir ese tipo de errores es muy duro en la vida, o por lo menos a mí me cuesta.

    II

    Hace 15 días, tuve un raye tenaz con mi mamá, el asunto empezó por una bobada, que trae tras de sí, una incomensurable lista de "pendientes" que con el tiempo o se van volviendo más pesados o van cobrando "su factura" con intereses. El hecho es que fue un punto de quiebre, peleé horrible con ella, nos dijimos cosas tremendas, dolorosas, salí y me fui y en la locura pues el Hígado también llevó del bulto, qué injusticia. Fue un momento tan duro después de todo que yo estaba muy desequilibrada y me sentía mal; sin embargo, apareció el Diplococo, mi consiglieri, diciendo las cosas sensatas que siempre sabe decir, calmando mis nervios y llevándome de nuevo por el buen camino, por el de la cordura (porque yo estoy muy chiflada). La cosa había sido tan tenaz, que lo que Daniel dijo llegó como el Espíritu Santo sobre las cabezas de los apóstoles, pensé tantas cosas que son ciertas en las que yo no había reparado y logré sentirme peor, pero sirvió, sirvió para salir y reconstruir.

    III

    Yo he tenido relación permanente con Bogotá desde que era muy pequeña. Viví acá siendo muy niña (tengo pocos recuerdos) y luego venía durante las vacaciones del colegio. Pero en ninguno de los casos anteriores había comprendido la verdadera dimensión de su ser. Solo hasta ahora vengo comprender el gran monstruo que es esta ciudad. No quiero que se equivoquen, no es una crítica a la ciudad ni mucho menos, el odio o el amor hacia un sitio no puede ocultar las virtudes o defectos que él entraña.

    Y si ud querido lector, es bogotano de pura cepa y además de eso no ha salido a ninguna otra parte más que a Melgar o no ha vivido en otro lugar, no entenderá a qué es lo que yo me refiero, pero en general, todos los provincianos tenemos una idea más o menos parecida y generalizada de lo que es Bogotá.

    Nadie me puede negar que es una ciudad neurótica, hay neurosis donde quiera que vayas; es una ciudad competitiva, de avanzada, agresiva, con grandes desigualdades y donde las personas como personas valen más bien poco por lo que se respeta muy poco a la gente y con mucha dificultad se logran crear relaciones interpersonales (cuando las hay verdaderas) porque esa parte del cerebro se no se desarrolló dentro de las múltiples habilidades y se atrofió durante el crecimiento. Claro que también tiene muchas cosas buenas, es el centro...aquí está todo.

    Sin embargo, solo hasta ahora vengo a darme cuenta de que me dejé envolver muy fácilmente por la neurosis colectiva, que lo que yo era se perdió en ese marasmo desquiciado de consumo, competencia, arribismo, resentimiento, egoísmo y sobre todo soledad. Yo siempre había elegido a la soledad, era una opción, nunca había sentido la soledad como determinación y lo único que descubro cuando hablo de eso es que "aquí las cosas son así". No tengo muchos amigos (por aquello que las relaciones sociales no están dentro de las habilidades desarrolladas), conectarse con la gente no es fácil y en general estoy a niveles diferentes del común. Yo voy poco con el consumismo y el glamour y más bien soy de las cosas sencillas, así que tengo un círculo social demasiado reducido, con el que no he establecido relaciones muy profundas y que entre otras, anda demasiado ocupado, así que contar con él es difícil y a veces cuando se logra, pues como que logra los objetivos deseados.

    Y sin más ni más, perdí mi brillo, mi vitalidad, mi luminosidad y me volví una luz más, gris y opaca de esta ciudad de bellos grises y opacidades. A Bogotá se le ve bien vestirse de gris...a mí no, porque yo soy un animal de clima caliente, total, que perdí el rumbo, me marchité y me volví fría, amargada y aburrida.

    IV

    No voy a culpar al medio, claro que no, el medio no tiene la culpa, la culpa ha sido mía, pero en todo esto de la pérdida de mi yo tropical, tiene mucho que ver Twitter. Y, curiosamente de eso me di cuenta el día de hoy. Después de hacer una "limpia" exhaustiva en mis updates, me di cuenta que hubo mucho de mi tiempo perdido ahí. Leyendo las fruslerías escritas por otros y en ese sentido, escribiendo igualmente fruslerías que de no haber sido escritas, no hubiera cambiado para nada mi vida. Me metí en el rol "tuitero", quise participar de la comunidad y hacer amigos (cuando no soy así), participar de la farándula y tener reconocimiento hasta que pasé al otro extremo en el que me harté, y empecé a desesperarme de las ridiculeces que escribían, de ver el patetismo humano tan palpable en el que todos piden a gritos que los oigan, que los reconozcan, que les caigan, que se sientan atraídos por ellos, en pocas palabras, en tener las relaciones a través de twitter, que no son capaces de tener en la vida real. Y esa neurosis colectiva también empecé a asumirla, a criticar a los patéticos, a ponerme mal cuando en general todos estaban mal y a sufrir de euforia cuando todo parecía mejor para todos en twitter. Y me di cuenta, que el twitter también se había convertido para mí en el medio de hacer relaciones que no tengo en la vida real, porque simplemente acá eso es muy difícil. He escrito tantas bobadas, he sufrido de tanta diarrea verbal que me avergüenzo de mí misma y me sonrojo por mi patetismo...no soy una adolescente. Yo solo estaba expresando mi necesidad y mi soledad a través del medio...y de nuevo caí en cuenta de nuevo, que las personas en esta ciudad sufrimos mucho de soledad, pero tampoco hacemos mucho para cambiar esa situación.

    El medio es bueno, he conocido gente bonita e interesante a través de él, es genial salirse de la burbuja de la farándula bogotana para ver más allá y tener otros objetivos, no buscar llamar sacar el alter ego para ser exitoso. El twitter fue el medio de contacto con Germán, conocí a Yassef, Adriana, David y Andrés, me entero de cosas interesantes porque es un medio de comunicación interesante y con mayor rapidez que los tradicionales. Por eso, ya se hicieron modificaciones al respecto.

    V

    Pero como dicen que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, pues, ni yo ni los otros lo resistieron así que no quedó otra que cambiar. Los consejos de Daniel sirvieron y la ruptura con Germán también, los updates del twitter que mi hicieron reconstruir la historia y hasta los fwd que recibo a diaro en el e-mail me abrieron los ojos.

    Ahora hay un sólo propósito: cambiar. Cambiar por mí, porque mi vida sea más alegre, más bonita, más llevadera. Cambiar, o mejor volver a ser la que era para no volver a perderme sino para dar mi vitalidad y energía a otros (que es justo lo que al Hígado le gusta), cambiar, porque este viaje es solo uno y demasiado corto, cambiar, porque estoy demasiado bendecida para estresarme.

    Tengo una meta con mi mamá, otra con el Hígado y otra conmigo misma. Daniel siempre me ha hablado de humildad, de reconocer mis errores, de ser yo quien cede, de que la solución está en mí. Alguna vez me dijo algo que me dejó desconcertada, porque descubrí en ese entonces que había perdido mi brillo: "no disfrutas estar contigo misma" Y eso no era así mientras vivía en Cali, pero todo cambió desde que llegué a Bogotá...he sido realmente muy tonta

    Pienso en lo que Diana me ha dicho un par de veces y en lo que Germán me ha repetido hasta la saciedad en mil ocasiones (de lo que he sido conciente pero soy bien terca). Sé que tienen razón y creo que es la hora de este cambio. ¿Que qué fue lo que lo generó? La pérdida de mi billetera y con ella mis papeles y algún dinero que necesitaba, claro, no es que eso sea tan importante en mi vida como para cambiar mi vida de un momento a otro, pero fue un hecho insignificante que desencadenó en otros tantos en los que estaba perdiendo a mi mamá como mamá, a Germán y a mí misma...qué triste es tener que tocar fondo para reflexionar porque no hay otra forma de que comprendamos las cosas verdaderamente de otra forma (o al menos no es común).

    No quiero perder a ninguno de los 3 y sé que tengo un largo camino por seguir, es duro pero yo sé que tengo de dónde sacar la fuerza...mi gen guajiro no pudo quedarse solo en el pelo crespo y la nariz ancha. Pienso en esto y en esto también, pienso de nuevo en lo que soy, en lo que tengo. Vuelvo otra vez hacia atrás a encontrar y reencontrar (me) para tomar lo necesario y volver hacia adelante firme y segura. Hay mucho por lo que vale la pena hacerlo




    Etiquetas: , , , , , , , ,





    febrero 13, 2010   13:45

    Lo primero que se me viene a la cabeza es el imbécil de Juan Miguel diciendo: "y fue que no encontró nada peor" y en ese momento quise matarlo. ¿Acaso él cree que es tan fácil encontrar un trabajo (decente)? O que todos pueden aspirar a gerente como él o que los puestos de gerente se dan en los árboles. Tener un título profesional no me da un pase directo al mercado laboral. ¿O sí? En lugar de decir esas cosas tan batracias, por qué mejor no me dijo: "páseme su hoja de vida, se la voy a llevar a Fulano o Mengano a ver qué puede hacerse"

    Esta imagen se me vino a la cabeza porque justo ahora, estoy tal cual hace un año, esperando por un trabajo que no salía y al final me tocó coger lo primero que apareción, un trabajo mal pago, horrible, desagradecido, que además no me gustaba y que me quitó 5 kilos de peso. Lo acepté porque lo necesitaba, porque mi necesidad económica era grande, porque veía a mi mamá desesperada por plata y quejarse todo el tiempo...lo cogí porque TOCÓ y no había más.

    Existía una pequeña posibilidad de seguir en él una vez terminara mi contrato y yo tajante dije que no, no solo porque no me gustaba, si no porque entre otras cosas, se cruzaba con otros sueños que tenía en ese momento a punto de cristalizarse...hoy, pienso que vivir de sueños no vale mucho la pena, más que para salir un poco de la realidad, pero que la realidad es otra y que a algunos nacimos medio estrellados.

    Hoy, justo hoy en este momento, estoy pensando en tomar cualquier trabajo, el que sea, el que venga ¿por qué? Por lo que sucedió hoy, porque necesito el trabajo para lograr mi independencia, porque me aburrí de que me maltratara, de su filosofía de: yo pongo la plata, yo pongo las reglas, porque me mamé de ser una "mantenida" y que se aprovechara de ello, pero sobre todo, porque me dijo 2 ó 3 cosas que me dolieron en el alma...y comprendí muchas cosas.

    Y pensé en Juan Miguel porque renuncié a una posibilidad de tener un trabajo (miserable para mí) pero que me daba dinero...al fin y al cabo es eso lo que importa ¿o no? Al menos eso fue lo que le entendí a mi mamá cuando me dijo: "yo pago, yo tomo las decisiones" o "muy bien, si quiere que sea equitativo, entonces repartamos los gastos en partes iguales". Pienso en Juan Miguel porque es muy posible que encuentre algo peor, a muchos colombianos les (nos) toca hacer trabajos realmente feos, denigrantes, humillantes para poder sobrevivir.

    Para qué estudiar...las teorías sobre las posibilidades que da el estudio de avanzar, de salir de la línea de pobreza, de desarrollar un país, de cambiar las cosas, solo funcionan en países con altos niveles de desarrollo y bienestar, no acá donde a uno le toca hacer lo que haya para hacer.

    Tengo un dolor de cabeza que está a punto de matarme, he llorado todo el día, tengo la cabeza un ocho y no puedo pensar con claridad. Salirme de la universidad, devolverme a Cali, prestar plata a interés son algunas de las ideas que han pasado por mi cabeza. Podrá sonar algo desesperado, pero ya salí de la época de la desesperación, creo que hace parte de lo que se llama dignidad...y entiendo ahora cuando los abuelos dicen: "El trabajo dignifica"

    Me ha llamado dos veces, no sé si son razones verdaderas o excusas tontas, pero es igual que siempre, sin estallido, ella no cambia su actitud...pero ya no...no soy perfecta pero sí una hueva, o lo fui, pero ya no más, aprenderé cómo funciona la ley del Talión...si ella no es equitativa, creo que yo tampoco lo seré. No hay punto de retorno

    Etiquetas: , , , , , , ,





    febrero 07, 2010   08:31

    El año pasado mi lista estuvo muy "artística y cultural" por decirlo de alguna manera. Hoy, pese a que hubo cosas que no se obtuvieron y aún no se tienen y que deseo muchas cosas materiales, mi lista de regalos de cumpleaños tiene que ver más con lo espiritual, así, que la mayoría de lo que pida será para Dios, la vida, la naturaleza, el cosmos, Buda o whatever. Estoy aprendiendo que lo demás, viene por añadidura.

    Hay muchas cosas que quiero y ansío con toda el alma, hay cosas materiales que otros (o yo) podrán darme, hay muchas otras que no lo son y que son exclusivas del propietario del Apartamento Azul y hay otras que dependen sólo de mí.

    1. El primer y el más importante: FELICIDAD. Y eso yo sé hace siglos que depende sólo de mí. Que así pasen carros o carretas nada puede ser capaz de malograr mi estabilidad y bienestar...sonará egoísta pero sí, la persona más importante en la vida soy yo y mi único deber en la vida es ser feliz. Lo que pasa es que del dicho al hecho...y como a mí no me enseñaron cómo se hacía pues aprender es difícil; si alguien sabe se le agradecen los tips.

    2. Lo segundo que tiene mucho que ver con lo primero: TRANQUILIDAD. No hay nada mejor en la vida que vivir tranquilo, sin presiones ni angustias, sin dejarse llevar por los factores externos, porque la vida es dura pero también muy corta, y yo quiero aprender a vivirla sin cuestiones de culpa, miedo o resentimiento porque como esto tampoco me lo enseñaron...también se agradecen los tips.

    3. Algo de lo que ha dependido mucho mi estabilidad (emocional y física), que he pedido durante mucho tiempo, que no se me ha dado y que además está tenaz en estos tiempos: TRABAJO. A lo mejor es que no he sabido pedir, pido trabajo y llega trabajo, cualquier cosa, pero no lo que yo quiero ni como lo quiero...debo ser más específica y así me cueste, me sacrificaré más...

    4. Dejar de ser tan ingrata, en esta ciudad de soledad donde a nadie parece importarle el otro, habrán 2 que 3 (a little more) personas que sé que me quieren con desinterés y de manera real, así que, pido tener la capacidad de reforzar los lazos hechos y que la soledad sea una elección y no una condición

    5. Una bequita que me ayude con lo de la maestría...(primero tengo que poder concursar a una, claro) eso sería fantabuloso...o un mecenas que se condoliera de esta pobre alma y decidiera pagar mi universidad a cambio de algo que quisiera y yo pudiera dar gustosa (¿trabajo, tal vez?)

    6. ¿Se puede pedir que deje de decir tanta cosa mala y que más bien diga solo cosas buenas, bonitas o que ayuden a la gente en lugar de que las destruya?

    7. Una cama, es que la que tengo ya empieza a salir de circulación

    8. Una invitación a comer a un restaurante muy lujoso (puro fetiche lujoso)

    9. Un viajecito en crucero, eso me parece tan surreal que quisiera vivirlo en carne propia para saber que es cierto

    10. Un día entero en un Spa (me lo merezco, en realidad me lo merezco)

    11. Algo que me derretiría mucho sería un cuadro, me gustaría que alguien pintara un cuadro para mí, eso me haría inmensamente feliz...o una canción compuesta para mí :) o una escultura o un collage de fotos mías…pura imaginación, puro arte…puros sueños.

    12. Converse azules o rojos :)

    13. Flores, qué tal una hermosa sorpresa de encontrar mi apartamento lleno de flores...pero claro, eso es sólo un sueño porque a los hombres en esta época eso del romanticismo como que no...los que conozco jamás en la vida me han regalado flores y los que regalan no me han tocado a mí.

    14. Un bono (de alta denominación) para comprar en La Riviera, Fedco o productos L'ocittane, Natura, ésika, y esas cosas

    15. La saga de Harry Potter o las series de Los Soprano, Smalville, NCIS, CSI, Criminal Minds, 24, Bones, Prison Break de las que recuerde.

    16. Tener una fiesta inolvidable, con gente inolvidable en un lugar único. Nada de discotecas o una casa o un apto...algo único. Una manera de disfrutar un cumpleaños como a nadie jamás se le ocurriría y en donde nadie jamás lo pensaría

    Etiquetas: , ,







    wilkommen
    Bienvenidos sean todos a mi casa, la que también es de ustedes. Pasen, sigan, siéntense o acomódense donde quieran, donde más les plazca. Eso sí, recuerden que ésta es la casa de una Bailarina, por lo que el espacio más grande, hermoso y agradable es el salón de baile. Ahí, es donde paso la mayor parte del tiempo, sola o acompañada, donde soy feliz.
    LET'S COME IN, LET'S GO DANCE

    all about moi
    A little bit of narcissism won't hurt, and vanity isn't a sin.

    Una negra disfrazada de blanca, gitana por azar, nueva economista, nostálgica, melancólica, irremediablemente terca, complicada y compleja, ambivalente, acuariana según el horóscopo, amante compulsiva del blues el jazz y el bossa, bailarina innata y bailarina de salsa casino, en exceso sensible, derretida por un chocolate y un vino tinto, cantante e imitadora por hobby y alguien que empezó hace algún tiempo a descubrir quién era en realidad....

    My favorite things
    Bailar, bailar salsa casino, leer, escuchar música, cantar, hacer teatro, ir a eventos culturales, hablar basura con las personas que quiero, tener momentos a solas que me permitan interiorizar, disfrutar al lado de mi familia y estar en la red, el cine, mis amigos, los hombres, el sexo, la sexualidad, el arte...el cuerpo

    The Breath of Other
    tagboard here (where to get one)

    DEJA TU HUELLA AQUÍ




    Thanks
    designer   DancingSheep
    resources   + +
    Blogskins